jueves, 14 de enero de 2016

La adolescencia

La adolescencia es una época de cambios en nuestro organismos pero también influye a nuestros sentimientos, pensamientos y a nuestro crecimiento personal, en resumen maduramos. Cada uno vive la adolescencia a su forma, pero hay algo que caracteriza la adolescencia de todas las épocas: la rebeldía, pues al tener unos horarios y unas obligaciones, una idea que nos enseñan de pequeños de lo bueno y lo malo, los adolescentes presos de sus hormonas, se sienten diferentes y con ganas de cambiar. Es una época dura, ya que tratamos de conocernos a nosotros mismos y de integrarnos en la sociedad adulta. Todos somos diferentes, con diferentes formas de ser, con nuestros defectos y cualidades, y por lo tanto, respondemos de formas diversas a los cambios que se nos plantean.

Aquí se empieza a crear nuestros gustos, nuestra forma de ver las cosas y de afrontarlas y la autoestima. De niños no pensábamos si éramos guapos o si nos gustaba nuestro cuerpo, nuestra diversión era jugar con los demás niños y no nos importaba cómo fueran. Sin embargo en la adolescencia, tenemos muy en cuenta nuestro físico, el recibir cariño y atención de los demás, y de alguna forma de ahí derivan problemas más graves que tienen más probabilidad que ocurran en estas edades, como anorexia, bulimia, o que seamos víctimas del bullying.

Lo que más me gusta de la adolescencia, o de estas edades que están entre el ser niño y ser adulto es que comienzas a experimentar cosas nuevas, empiezas a hacer cosas de las que no te veías capaz antes, puedes empezar a actuar como veías a los adultos cuando eras niño como comprar cosas con tu propio dinero o salir con tus amigas. Te empiezas a plantear cómo será tu vida en un futuro, te pones metas, tienes sueños por cumplir... La parte negativa es quizás la presión, que incluso nos ponemos los unos a los otros criticándonos y peleándonos; el cambio que da los estudios, mayor dificultad; y que aunque seamos libres, no tenemos total libertad ya que aún no tenemos mayoría de edad y muchas de las cosas las deciden nuestros padres.

Considero que afronto bien mi vida en el presente, tengo mis rachas como cualquier otra persona, pero en general no tengo muchas dificultades y el futuro lo veo con buenos ojos, creo que la positividad en esta época es fundamental. Opino que día a día construimos nuestro futuro, y que el pasado es parte de nosotros pero no hay que estancarse en él, cuando el futuro tiene mejores oportunidades.


martes, 12 de enero de 2016

Adolescentes en la era Instagram

En primer lugar, no estoy de acuerdo con la primera frase: ''su idea de una jornada ideal pasa por no acudir a clase, no madrugar, tener una tarjeta black (“pero sin corrupción”) y estar con los amigos y pasarlo bien'' Más adelante dicen que no les gusta que generalicen y digan que todos somos unos vagos pero luego hacen declaraciones como estas. También se quejan sobre los políticos y la corrupción y lo que ellos quieren es tener una tarjeta black sin ningún esfuerzo y gastarse el dinero descontroladamente, pura hipocresía. La jornada que podamos tener ahora quizás no nos guste, pero es lo que nos acerca a nuestro futuro, ahora mismo puede que no entendamos para qué nos servirán determinadas cosas que estudiamos en nuestra vida, pero más adelante veremos que todo tiene sentido, y que lo que ahora hacemos el día de mañana tendrá sus consecuencias, sean buenas o sean malas. Nadie consigue nada importante, ni un buen trabajo, sin hacer nada.

No estoy de acuerdo con la parte en la que describen el presente como ''incierto, inestable e injusto'' que se sienten engañados y desconfían del sistema porque no lo veo así. Una persona que se esfuerza mucho, tiene altas expectativas en el futuro, ya que la perseverancia y la constancia garantizan el éxito. Si tenemos la mentalidad de 'ya más adelante estudiaré' 'en bachiller me pondré las pilas' nos equivocaremos, porque estamos acostumbrado a que todo sea muy fácil, al aprobar por los pelos y al pensar que mañana podremos cambiar lo que hoy estamos haciendo mal o no estamos haciendo, pero no nos damos cuenta que el futuro se construye con lo que hacemos día a día, y no es casualidad que las personas que alcanzan sus sueños y consiguen buenos trabajos, siempre con esfuerzo y dedicación, nunca se hayan dado por vencidas. Si cambiamos esa mentalidad, en vez de poner excusas, siempre se recompensará en un futuro cercano. Dejo un vídeo muy inspirador para que haga reflexionar: El camino del éxito

No estoy de acuerdo con lo de ''no les gusta que les traten como delincuentes'' como si la policía fuera un enemigo y no unos cuerpos de seguridad que nos protegen. Si no hay nada que esconder nadie tendría que tener miedo porque un policía le investigue. Además si pasara alguna desgracia los culparíamos por no realizar bien su trabajo, si tienen que pedir la identificación o ver qué hay en esas mochilas lo tienen que hacer porque es su trabajo. Si la ley dice que no se bebe hasta la mayoría de edad, ya que es peligroso no solo porque estando borracho no controlas tus actos, sino porque es malo para nuestro propio cuerpo, pues no se bebe y si te pillan es tu culpa por infringir la ley, no es culpa de los policías, ellos nos protegen.

El texto dice ''Les gusta que Religión sea una optativa.'' Estoy a favor, ni que se imponga ni que se quite, que sea optativa. Y menos en colegios públicos ya que son pagados por los impuestos de todos los españoles, apoyo la libertad de elección.

Estoy de acuerdo con no imponer leer los libros tradicionales, y de hecho creo que el mejor sistema para que los adolescentes lean es el que está en marcha en nuestro instituto. Tenemos que leernos dos libros obligatorios por trimestre, que tienen su trabajo correspondiente, pero podemos elegir entre varios que se nos ofrecen en nuestra biblioteca o incluso si tenemos un libro en casa que pueda estar relacionado con alguna asignatura podemos preguntarle al profesor qué tarea debemos realizar. Además, una motivación es que las tareas de los libros que leas pueden sumar hasta 0'5 más en la nota del tercer trimestre de la asignatura con la que esté relacionada el libro. También hay penalización si no lees los dos libros, 1 punto menos en lengua. Me parece una forma muy buena de motivar a los alumnos a leer y a poder escoger libros de diferentes temáticas.

Me parece muy bien que se enorgullezcan de Malala, y de hecho creo que es un gran paso que tomemos conciencia de que en otros países pueden llegar a matar a niñas por ir al colegio, y empecemos a valorar lo que tenemos nosotros. En nuestro país todo el mundo tiene la educación a su alcance, podrá tener sus fallos pero no es nada comparado con otros países en los que hay gente que muere por querer ir, por aprender, mientras que nosotros muchas veces lo odiamos. Hace que te pares a pensar y veas lo afortunado que eres por vivir donde vives.